“GLASS” CRISTAL INQUEBRANTABLE

¡Buenas, de nuevo, queridos devoradores de cine!

Antes de nada, perdonad por no haberme pronunciado antes por esta joyita de M. Night Shyamalan, “Glass”. Cómo sabéis las películas de los Goya y los Oscars han tenido a “Cine al Punto” saciado y ocupado desde que se estrenó hace casi un mes la película que nos ocupa, pero por fin la he degustado y de qué manera.

Partamos de la base de que ésta que os escribe es una admiradora de Shyamalan desde que tod@s le descubrimos con “El Sexto Sentido” (1999), pero sin duda fue tras ver “El Protegido” en 2000 cuando me fascinó. Yo tenía 16 años y me dejó tan maravillada que no pude dejar de pensar en la película durante bastante tiempo, y no quería que ningún plano se me olvidara, y se me quedaron marcados esos dos grandísimos personajes, David Dunn y Elijah Price (Don Cristal). Recuerdo exactamente a qué cine fui a verla, con quién, a qué sesión y cómo salí de enamorada del film.

Descubrí a un director que enmascaraba su cine de “mainstream”, “seudoblockbuster” de una manera inteligente, personal, de autoría imponente, contando historias complejas, con miles de aristas, subtextos, segundas y terceras lecturas, de realización depurada y narrativa tan fluida como el agua.

Luego llegaron “Señales”, “El bosque”, “La joven del agua”, “El incidente”, “The visit”, entre medias algunos encargos de los que, pienso, no hace falta mucho remarcar. y he de reconocer que salvo las dos primeras citadas, en la demás, eché de menos a un Shyamalan con más peso, y más presencia como autor, y como transmisor y manipulador de sus inquietudes más intrínsecas, de sus personajes más complejos, sus insistencia en sus temas favoritos, y es por eso que si tuviera que identificarle con alguno de sus personajes, sin duda, él sería “Don Cristal”.

Y llegó 2016, y nos devolvió su mejor versión, “Múltiple”, y esa maestría para rodar en ambientes opresores, puntos de cámara, planos y perspectivas muy Shyamalan, y humanizando a los marginados, a aquellos que por diferentes se les margina, tapa, enclaustra, y no son escuchados, y llega hasta tal punto con el(los) personaje/s interpretado/s por un imponente y magistral James McAvoy que llegamos a empatizar con él de una manera casi ilógica, pese a su macabras acciones, aunque pensándolo bien, el personaje múltiple de James McAvoy no es si no una víctima de una sociedad enferma.

Y cuál fue nuestra gratísima sorpresa cuando se anuncia “Glass” esta inesperada trilogía, que nos llenó de dicha a todos los amantes de Shyamalan, del cine, y de aquellos que nos consideramos y nos hemos sentido marginados por la sociedad, o no entendidos en nuestro entorno, o “nerds” que nos encerrábamos en nuestra habitación viendo películas o leyendo cómics imaginando que éramos los protagonistas.

“Glass” no ha podido ser mejor guinda para esta trilogía, una de las mejores de la historia del cine, en mi opinión. Una película donde descarga todo su arsenal creativo, todo su cine (planos Shyamalan, ambiente opresivo, un par de escenas de acción magistrales luciéndose como director, un guión inteligente, con esos giros que tanto nos gustan, y así un largo etc…), mimando hasta límites insospechados a esos tres personajes, en principio, tan diferentes, pero iguales en su existencia vital y destino, en cuanto a marginación, y persecución por, se supone, hacer temblar el equilibrio de una sociedad, país o incluso la humanidad. Un retrato poliédrico de la alienación y miedo a la que nos quieren llevar no sé si sociedades secretas, pero sí gobiernos, medios de comunicación y dispositivos que nos vigilan continuamente.

En definitiva, para mí, una de las mejores películas del año que, incompresiblemente, no capta la atención de los académicos de Hollywood, por ejemplo. Absolutamente injusto no haber nominado este fantástico film a mejor guión, montaje, director, película, actores (Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Sarah Paulson…)…pero lo más llamativo es que la interpretación tan brutal, magistral, poderosa, repleta de matices de James McAvoy haya sido ignorada una vez más.

Puede que os resulte una crítica basada en la pasión que siento cuando Shyamalan es Shyamalan, pero, objetivamente, creo que este director, como a sus personajes, se le margina y no se le entiende. Menos mal que somos much@s los “diferentes” siempre le apoyaremos y valoraremos su calidad y que no nos dejaremos nunca cazar por la alienación cinematográfica.

Y hasta aquí mi análisis de “Glass”. Espero que os haya gustado, y si no, pues a debatir que es muy sano.

¡Devorad mucho cine!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close