Saboreando cine por el Festival de Cannes

Arranca la 71ª Edición del Festival de Cannes, en esta ocasión, presidido por la gran Cate Blanchet, como presidenta de jurado acompañada por las actrices Kristen Stewart y Lea Sèydoux y el actor Chang Chen; los directores, Dennis Villeneuve, Robert Guédiguian, Andréi Zviaguintsev; la compositora Burundi Khadja Nin y la guionista y productora Ava DuVernay.
Un jurado cuyo propósito es premiar un film que emocione y perdure en la memoria.

Hasta el 19 de mayo, por Cannes, pasarán 21 películas de directores consagrados y noveles y entre los que más expectación provocan, el oscarizado por “El Viajante” en 2017, Asghar Farhadi con su “Todos lo saben” con un reparto repleto de talento, que nos es muy cercano (Penélope Cruz, Javier Bardem, Eduard Fernández, Bárbara Lennie, Ricardo Darín, Inma Cuesta…), algunos de ellos ya han cruzado en el día de hoy La Croisette para inaugurar el festival; y en la clausura por fin se verá esa obra “maldita” que le ha costado tanta sangre, sudor y lágrimas (casi literalmente) a Terry Gilliam, su “El hombre que mató a Don Quijote” con Jonathan Price y Adam Driver, que esperemos, pueda presentar, porque parece que hasta el final de esta odisea personal, va a seguir teniendo dificultades, ya que hace unos días Gilliam tuvo que ser hospitalizado, pero parece que podrá acudir a Cannes para presentar el film.

Y entre la apertura y la clausura, las nuevas obras de Lars Von Trier, Spike Lee, Jaime Rosales, Wim Wenders y hasta el maestro, Jean-Luc Godard.

Hasta que el Festival de Cannes nos empiece a regalar jugosos (esperemos) bocados de cine, vamos a mirar la vista atrás y permitid que destaque, cronologicamente, algunas de mis películas favoritas, en concreto diez ganadoras de la Palma de Oro.

1. BLOW UP. Michelangelo Antonioni, 1967.

Obra maestra y cumbre de Antonioni, basada en un cuento de Julio Cortázar. Antonioni consigue una película multigénero, pop, artie, compleja, psicodélica, poliédrica, atemporal, y no deja que apartemos nuestros ojos de la pantalla ni un segundo.

“Blow Up” es como un delicioso plato de verduras hechas con diferentes texturas, acompañadas de una salsa tan deliciosa como rara.

2. TAXI DRIVER. Martin Scorsese. 1976

Uno de los mejores films de Scorsese. ¿Quién no recuerda este famoso fragmento de Travis (Robert de Niro)? y ¿quién no le ha imitado más de una vez?. Un recorrido por los infiernos internos de un personaje y una película inolvidable.

“Taxi Driver” es ese plato de pasta al punto con salsa de tomate casera que nos sacia hasta la extenuación.

3. ALL THAT JAZZ. Bob Fosse. 1980

Como amante del musical, “All that Jazz” no podía faltar en esta lista. Un retrato casi suburbial, en el sentido metafórico, del mundo del espectáculo. El éxito, el fracaso, el esfuerzo, la suerte, el dolor…todo lo podemos vivir a través de esta gran película del maestro Fosse.

“All that jazz” es ese buffet repleto de comidas y alimentos que no sabes por cual empezar para comenzar a gozar y sentir diferentes sabores en la boca.

4. BARTON FINK. Joel e Ethan Coen. 1991

Otra de mis debilidades, es esta película de Los Coen, una joya en la que viajamos a los años 40 para acompañar al bueno de Barton en su viaje hacía el guión soñado. Personajes y situaciones únicas, surrealistas, näif, clownescas, en esta maravillosa fantasía de los hermanos Coen.

“Barton Fink” son esas mesas repletas de mezclas de deliciosos frutos secos, acompañados de deliciosos licores de todo tipo y sabor.

5. PULP FICTION. Quentin Tarantino. 1994

Y llegó él, para implantar su ley. Tarantino dió un vuelco al cine que se hacía en ese momento, para impactarnos, sorprendernos y meternos de lleno en ese mundo tan personal que nos transmite. Un guión, un montaje y unos personajes que quedarán grabados en nuestras mentes, para siempre.

“Pulp Fiction” es esa deliciosa hamburguesa Kahuna (¡cómo no!) acompañada de un enorme batido de vainilla en homenaje a Mia.

6. SECRETOS Y MENTIRAS. Mike Leigh, 1996

Nunca una historia costumbrista, con ese legado formal británico tan característico en sus dramas, consiguió elevar la emoción como si fuera un Shakespeare sin necesidad de palabrería fina o verso, o la sensiblería y emoción facilona de tantas historias parecidas a la que nos cuenta Mike Leigh en esta extraordinaria película. Emoción pura, sin aditivos.

“Secretos y Mentiras” sería ese plato de madre o abuela que te quita todos los males.

7. BAILAR EN LA OSCURIDAD. Lars Von Trier. 2000

¿Qué salió de la unión de dos excéntricos maravillosos reconocidos como BjÖrk y Lars Von Trier? Pues, a parte de peleas, discusiones, desplantes y contratiempos varios durante el rodaje, consiguieron una película rara, bella…un musical casi homenaje al cine mudo, y una historia que nos deja, como toda la filmografía de Lars Von Trier, con el estómago en un puño.

“Bailar en la oscuridad” es ese plato que sabes que te va a ocasionar una digestión difícil, pero que no puedes dejar de comer.

8. ELEPHANT. Gus Van Sant. 2003

Gus Van Sant, nos mostró rodando a través del distanciamiento, la frialdad, y los diálogos justos, una joya que nos provoca todo el desazón posible sobre cómo en este siglo XXI, la deshumanización es la protagonista. Una maravilla que revisitar una y otra vez y más que nunca.

“Elephant” es ese plato de nouvelle cuisine que pese a su poca cantidad o textura casi ininteligible nos explota de sabor en la boca.

9. EL ÁRBOL DE LA VIDA. Terrence Malick. 2011

Una de las películas más controvertidas de los últimos años, o la amas o la odias, en mi caso, está claro. Tal vez el mejor retrato de la infancia, del ser humano y su situación en el mundo. Una película para dejarse llevar, sin preguntarse nada, sin racionalizar lo que ves, sólo dejarse llevar.

“El árbol de la vida” es esa infusión dulce, intensa, aderezada con multitud de flores, hierbas y especias.

 

10. AMOUR. Michael Haneke. 2012

OBRA MAESTRA. Poco más que añadir a esta obra cumbre sobre el amor, la vida, la soledad y la muerte. Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, sobre todo ésta última, consiguen dos de las mejores interpretaciones de la historia del cine. Unas interpretaciones a corazón abierto, valientes, generosas, y repletas de amor por la historia de “Amour” y hacia el espectador. De visionado obligatorio para todos los que amamos este arte.

“Amour” es esa plato de carne o pescado a la plancha aderezado con algunas verduras salteadas. Un plato que te ves obligado a comer aunque no te guste demasiado, pero que es el que de verdad, te nutre y te beneficia.

2 comentarios en “Saboreando cine por el Festival de Cannes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close